Informe de lectura: La tía Tula

la tia tula

Título original: La tía Tula, 192 p.
Autor: Miguel de Unamuno
Editorial: Planeta, 1986
Idioma original: español
Lectora: María del Pilar Navarro San Gregorio (Myriam)

Impresión general de la obra:  La impresión general de la obra es que es una novela realista que narra muy bien la situación particular en la España en que se contextualiza. La obra cuenta la vida de una familia alrededor de su figura central, la tía Tula, que es quien verdaderamente da forma a la familia y a la historia.
Es una novela breve pero intensa, por lo que no se pierde el interés en la lectura, engancha desde el principio y es fácil de seguir por su estructura simple, aunque debo decir que al narrar un ambiente tan reprimido y serio deja una sensación de amargura o ansiedad en algunos momentos.
 Argumento y temas destacados El libro nos narra la vida de Gertrudis (Tía Tula) y Rosa, dos hermanas huérfanas de padre y madre que viven en casa de su tío materno, el sacerdote Don Primitivo, se mantienen gracias a un pequeño patrimonio que les permite vivir en la holgura aunque con modestia, el tío las ayudaba ofreciéndoles la mejor educación y los mejores consejos que puede.
Rosa era la hermana más bella de llamativa belleza, mientras que de Gertrudis (o Tía Tula) destacaban más los ojos de fuerte mirada y su gran carácter.
A medida que avanza la vida de las hermanas, aparece en escena Ramiro Cuadrado, que atraído por la hermosura de Rosa inicia un noviazgo formal con ésta. Rosa le pregunta a su hermana Gertrudis la opinión respecto al pretendiente, y Tula le responde que aprueba la relación porque ve que se quieren bien. A Don Primitivo, le basta la opinión de su sobrina Tula para saber que Rosa estaría en buenas manos.
Pasado un tiempo, Rosa empieza a preocuparse porque Ramiro se muestra cada vez más distante cuando ella menciona la cuestión del matrimonio, habla de ello con su hermana Tula, y ésta toma la determinación de hablar con el futuro cuñado. Cuando a la mañana siguiente Ramiro va a ver su prometida, se encuentra en su lugar a Tula que le recibe con bastante dureza, cuestionándole si amaba a su hermana y presionándole para fijar un día para la boda. Al día siguiente ya se había estipulado el día para el compromiso y Don Primitivo es quien bendice la unión de ambos.
Después del matrimonio, Gertrudis visita a la pareja de recién casados con frecuencia, cosa que a Rosa le agrada mucho. Un día Rosa recogió a un perro de la calle, y Tula desaprueba esa chiquillada, pues su mayor anhelo es que su hermana tenga hijos, razón por la que deja de visitarla tan a menudo. Más adelante Rosa va a hablar con Tula, preocupada por la disminución de sus visitas a la casa, y le da la noticia de que había regalado al perro ya que estaba embarazada, entonces Tula vuelve a aumentar las visitas a casa de su hermana a raíz del embarazo. Es Gertrudis quien asiste a su hermana en el alumbramiento tanto del primer niño como del segundo, que es una niña, y es Tula quien cuida, lava y envuelve a las criaturas.
La presencia de Gertrudis impone su voluntad y es la que elige el nombre de ese primer niño, Ramiro (quien porta una medalla con la Santísima Virgen con el niño en brazos que su tía le pone al cuello), como su padre, y la niña Gertrudis (ROSA creo que por error) como la tía.
Todo sigue su curso hasta que Rosa espera su tercer hijo, quedando demasiado débil y no recuperándose. Rosa viéndose enferma, le pide a Gertrudis que cuide de sus hijos y de su marido, proponiéndole que ella ocupe su lugar en la familia, muriendo al dar a luz a esta tercera hija.
Al poco de nacer la niña, encuentran muerto al bueno de Don Primitivo, a quien Gertrudis baña, limpia y viste para su entierro. Ella sufre mucho esta pérdida, pues en cierta forma era él quien se había convertido en un padre para ellas, y quien las educó de una manera religiosa y correcta.
Desde ese momento la Tía Tula se instala en casa de su hermana para ocuparse de sus sobrinos de manera total, tarea que cumple con cariño y devoción.
Debido a esta obligación, que ella misma se impone de manera desinteresada, de cuidar a sus sobrinos, rechaza la propuesta matrimonial de su pareja, Ricardo (primo de Ramiro), con quien lleva algún tiempo. Tampoco acepta la propuesta del propio Ramiro, quien quiere casarse con Gertrudis después de cierto tiempo de haber pasado el luto por Rosa. Tula le pide un tiempo de un año a Ramiro para pensar en la propuesta.
De pronto, Ramiro comienza a tener una relación con la criada Manuela, una joven de 19 años, pálida y enfermiza que se queda embarazada de Ramiro. Cuando la tía Tula descubre la situación les obliga a casarse, ya que no puede permitir que ese niño, próximo a nacer no tenga padre. Manuela da a luz un niño que es tan débil como ella, Tula lo acoge y cuida al igual que hizo con sus sobrinos, y lo acepta como un hijo más.
Mientras Manuela espera un segundo hijo, Ramiro enferma de una pulmonía grave y muere estrechando las manos de Gertrudis, a quien antes le había confesado que siempre la quiso, desde la primera vez que se había acercado a Rosa. Ella le reconoce que también lo quiere, pero que lo había rechazado porque siempre había temido y despreciado a los hombres.
Tula a pesar del dolor, se sobrepone a todo y sigue tutelando el hogar. Mientras tanto, Manuela muere en el parto mientras da a luz a una hija, momento en el que Tula pasa a encontrarse con 5 hijos (sobrinos en realidad) a quien cuidar.
En esta situación, el médico de la familia (Don Juan), viudo y sin hijos, le insinúa a Tula que le gustaría casarse con ella y que además le encantaban los niños, pero Gertrudis se indigna y lo echa de casa, negándose en rotundo.
Tula cuestionaba el papel del hombre en el cristianismo, como éste siempre ha estado fundado en el hombre y no en la mujer, la Virgen, la madre. El cristianismo, se decía Gertrudis, al final es una religión de hombres.
A todos los sobrinos los educó recordándoles a sus padres, pero le preocupaba pensar en la diferencia que podían sentir entre ellos al saber que eran medio hermanos, así que les inculcó que todos eran sus hijos y que su única madre en ese momento era ella.
Van pasando los años y Ramiro (Ramirín), el hijo de Rosa, se casa con Caridad, la joven que la tía le había elegido y juntos se van a vivir a la casa familiar. La tía Tula acoge a Caridad como a una hija, pero con los años la salud de Gertrudis empieza a flaquear, como si sintiera que su misión ya había sido cumplida, dejando a Ramiro casado y como cabeza de familia para sus hermanos, ya no tendría de qué preocuparse. Un día postrada con fiebre en la cama, siente que se muere y comienza a despedirse de sus sobrinos, entrando en una agonía que la lleva a la muerte.
Al desaparecer la tía Tula, la más joven de las sobrinas, Manolita, conserva la unión familiar, heredando todo el saber y espíritu de su tía, actuando como continuación de ésta, algo que todos reconocen, de este modo Gertrudis trasciende y se perpetúa en Manolita.
Pronto se hicieron bandos entre hermanos y se formaron dos grupos: de un lado, Rosita, la hija mayor de Rosa, aliada con Caridad, su cuñada y no con su hermano. De otro, Elvira, la segunda hija de Rosa, con Enrique, su hermanastro, el hijo de la hospiciana, y quedaban fuera Ramiro y Manolita. Ramiro vivía atento a su hijo y a sus negocios y Manolita atenta a mantener el culto de la tía y la tradición del hogar preparándose para ser el lazo de unión entre las cuatro posibles familias venideras.
Personajes principales:
GERTRUDIS: Es el personaje principal, llamada también Tía Tula. Mujer de carácter fuerte, religiosa, de gran fuerza sexual, compleja, autoritaria y tenaz. Sobre ella recae el peso de la acción, personaje formidablemente caracterizado por el autor, es una mujer que desdeña a los hombres por considerarlos seres inferiores y, por ser toda espíritu, siente terror por los hijos de la carne aunque es extremadamente maternal de manera espiritual con sus sobrinos.
ROSA (debería llamarse Gertrudis como la tía): secundario. Hermana de la Tía Tula. Amigas inseparables, de gran belleza y simple en su carácter. Obedecía y escuchaba con atención todo cuanto su hermana le decía.
RAMIRO: secundario. Marido de Rosa pero enamorado siempre de Tula, se deja llevar por los impulsos como hombre y conoce su parte de hombre a través de la perspectiva feminista de Gertrudis.
MANUELA: secundario. Huérfana de nacimiento, débil, miedosa y frágil. Criada de la casa que se convierte en la segunda esposa de Ramiro porque queda preñada y Gertrudis sugiere que deben de casarse.
MANOLITA: secundario. Hija de la hospiciana y de Ramiro. En un principio era la más triste, débil y enfermiza de los hermanos, pero en cuanto su tía cae enferma, cobra valor a la vida y tras la muerte de Tula, se convierte en la heredera de su alma y su espíritu, la unificadora familiar.
RAMIRÍN: secundario. Hijo mayor de Rosa y Ramiro. Favorito de la Tía Tula porque era la viva imagen de su padre.
CARIDAD: secundario. Esposa de Ramiro hijo y confidente de Tula cuando ésta se muda a la casa con la familia.
 Temas destacados:  Amor maternal, sexualidad, familia, fortaleza sexual, cristianismo, erotismo sutil, papel de la mujer en la religión cristiana
Lenguaje y técnica literaria:  Se trata de una novela corta, realista, con personajes creíbles, que tiene un narrador omnisciente en tercera persona. Utiliza un lenguaje informal con descripciones ambientales realistas, aunque sobre todo se centra en la descripción psicológica del personaje principal, la tía Tula.
 La trama y la narración son coherentes, aunque aparece algún error, no sé si por equivocación (como la primera hija de Rosa y Ramiro, que debía de llamarse Gertrudis y sin embargo se llama Rosa), y el autor consigue mantener la tensión narrativa hasta la muerte de la protagonista.
Factores positivos que destacan:  La Tía Tula es una novela que explora los temas de la familia, la maternidad, de la sexualidad, la pureza del ser, la fortaleza sexual en el sexo femenino y el cristianismo, temas en vigor que siempre están activos y que consiguen mantener el interés a pesar de los años que pueda tener la novela.
Factores negativos que destacan El ambiente familiar tan sobrio y recto resulta poco atractivo
Valoración literaria:  7  El libro es una novela con un alto nivel literario y que a mí parecer pertenece a los grandes clásicos que hay que leer.
Valoración comercial de la obra:  7  Los temas que trata son temas que están en vigor actualmente y que mantienen el interés del público en general
Público:  Es un libro para todos los públicos, quizá adecuado para mayores de 16 años.
Traducción:  La obra está en castellano
Sugerencias para cubierta Imagen de una familia con muchos niños de diferentes edades donde predomine en el centro la imagen de una gran mujer que de sensación de tener un fuerte carácter.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Informes de Lectura, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s