Informe de Lectura: El Código Da Vinci

davincicodeTítulo original: The Da Vinci Code(El Código Da Vinci), 515 p.

Autor: Dan Brown

Editorial: Random House Mondadori, 2003

Idioma original: inglés

Lectora: María del Pilar Navarro San Gregorio (Myriam)

Impresión general de la obra:  El libro es una novela policiaca y de misterio con tintes históricos, de lectura amena y rápida, es difícil dejarlo una vez se ha empezado. Como documentalista que soy tiene un buen argumento (bien documentado) narrado de una forma brillante que mezcla ficción con hechos históricos, entremezcla escenas retrospectivas con  sucesos actuales que a veces se interrumpen para ser contados más adelante, a su debido momento, de manera que ha mantenido mi intriga durante toda la lectura desde el principio hasta el final, en resumen una novela fabulosa para enganchar nuevos lectores a este hobby.

Argumento y temas destacados: El Código Da Vinci comienza con la muerte del conservador del Museo del Louvre, Jacques Saunière, el cual antes de morir deja un extraño mensaje que parece apuntar a su asesino.

El capitán de policía adjudicado al caso, Bezu Fache, manda buscar a Robert Langdon, profesor de simbología religiosa de la Universidad de Harvard, que curiosamente se encuentra en París dando una conferencia, con la intención de saber si es la última persona que ha visto al conservador, y también para que le ayude a resolver el raro mensaje que Sauniér ha dejado en una muerte rodeada de extrañas circunstancias.

La interpretación que realiza tanto Langdon como la agente y criptógrafa francesa Sophie Neveu (que llega al museo poco después que Langdon), nieta de Saunière, los lleva a analizar otras obras dentro del museo como la Mona Lisa.

A la vez de todos estos sucesos Robert Langdon se va dando cuenta de que se ha convertido en el principal sospechoso de la muerte de Jacques Saunière, persona por la que sentía un profundo respeto. La nieta de Saunière cree en la inocencia del profesor y le ayuda en la búsqueda de la verdad de todo ese embrollo que parece apuntar a los caballeros templarios y a una sociedad secreta llamada Priorato de Sión. El desarrollo de la historia requiere la solución de varios anagramas que se encuentran íntimamente ligados a la posible ubicación del Santo Grial, la resolución de las diferentes pruebas que encuentran en el desarrollo de la acción nos acerca a leyendas populares, el Santo Grial, el rey Arturo, Da Vinci, Sir Isaac Newton etc.…, que han circulado sobre esta clase de temas, y que hacen su aparición en varias fases de la novela.

De forma paralela a esta historia se va narrando otra entrelazada en la que aparece Silas, verdadero asesino de Saunière, personaje que ha tenido una vida dura en la que por ser albino su familia le repudia y maltrata teniendo una mala vida errante hasta que es encontrado por el obispo Aringarosa, uno de los grandes dirigentes del Opus Dei, que lo recoge, ayuda y educa en las estrictas normas de la organización, y a quien Aringarosa le pide el favor de seguir las pistas del Priorato de Sión para conseguir encontrar el Santo Grial; en realidad Silas es el autor de los asesinatos ordenados por el Opus Dei que se suceden a lo largo de la novela.

Langdon y Neveu entretanto van descodificando los anagramas, a través de los que han llegado a encontrar una llave de oro con un importante criptograma, que resulta ser la llave que abre una caja de seguridad del Banco de Depósitos de Zúrich para lo que necesitan un número de seguridad dejado por Saunière en otro anagrama que tiene que ver con la serie de Fibonacci; Una vez logran abrir la caja de seguridad encuentran una caja de madera dentro de la cual se encuentra un Criptex, es decir, un dispositivo cilíndrico para almacenar y enviar mensajes secretos que Saunière había construido según un diseño del propio Leonardo Da Vinci. Para abrirlo es necesario alinear los componentes rotatorios según una contraseña secreta, pero si se intenta abrir con una contraseña incorrecta, se quiebra en un recipiente interno que contiene vinagre y que dañaría por completo el papiro contenido en el dispositivo. Langdon sospecha que el Criptex debe contener la clave para conseguir el Santo Grial, tan celosamente guardado por el Priorato de Sión hasta el momento. 

Aunque la policía llega rápidamente al banco, ambos consiguen escapar y en el trayecto Robert piensa que conoce a una sola persona que puede ayudarles a resolver todas las pistas y ese es Leigh Teabing, el historiador de la Academia Británica y amigo de Langdon. Langdon y Sophie se dirigen rápidamente a la mansión de Sir Leigh Teabing, para que los ayude a abrir el Criptex.

Sir Teabing les cuenta la leyenda del Santo Grial, les habla además sobre ciertos símbolos escondidos en la pintura de La Última Cena de Da Vinci. Según su explicación, el Santo Grial es realmente el cuerpo de María Magdalena; es ella, y no el Apóstol Juan, quien se encuentra al lado de Cristo en esta pintura. Cuando las pistas empiezan a aclararse, el secreto  parece querer sacudir los fundamentos del cristianismo ya que sale a la luz que María Magdalena era la mujer de Jesús, e incluso se habla de la posible descendencia que ambos tuvieron.  Con ello el culto secreto del Priorato de Sión empieza a ser conocido, junto con la desesperada necesidad de la Iglesia  y del Opus Dei de silenciar todo el tema en cuestión. Teabing les indica que María Magdalena era de descendencia real (de la casa de Benjamín) y era esposa de Jesús (de la casa de David). Al momento de la crucifixión, ella estaba embarazada. Posteriormente huyó hacia la Galia (Francia), donde fue escondida por los judíos de Marsella. Allí nació su hija Sarah, y su descendencia pasó a ser la enigmática dinastía Merovingia de Francia. Y esa descendencia sería el verdadero Santo Grial, y no un cáliz como se piensa desde la antigüedad.

La existencia de dicha descendencia era el secreto contenido en los documentos descubiertos por los Caballeros Templarios cuando conquistaron Jerusalén en 1099. El Priorato de Sión y los Caballeros Templarios fueron grupos organizados para proteger dicho secreto, protegido por un complejo sistemas de conocimientos compartimentados y de los que sólo 4 altos miembros del Priorato conocerían el total del secreto. Da Vinci, Botticelli,  Víctor Hugo… eran miembros del Priorato de Sión.

Según Teabing, Saunière y otras tres personas (pertenecientes al Priorato) habían sido asesinadas porque la Iglesia sospechaba que el Priorato estaba próximo a revelar estos secretos que darían la vuelta a la Iglesia como institución y religión.

Mientras Teabing explica todo esto, Rémy, su mayordomo, hace una llamada para informar que Langdon y Sophie se encuentran en la mansión. Justo cuando Langdon le está mostrando el Criptex a Teabing, como resultado de esta llamada, Silas aparece en el castillo, dispuesto a obtener la “piedra angular” y golpea al profesor en la cabeza. Silas apunta con su pistola a Sophie y a Teabing, exigiendo la “piedra angular” que oculta todos los secretos. Teabing ataca a Silas, pegándole en el muslo (donde tiene el cilicio con el que se auto-flagela), y Sophie lo remata con una patada en la cara, de manera que consiguen atarlo y reducirlo.

La policía llega al castillo de Teabing, pero Sophie, Langdon, Silas (atado), y Remy (el mayordomo) logran llegar al avión privado de Teabing, a bordo del cual escapan, durante el trayecto logran descifrar la clave del Criptex, pero cuando lo abren, hallan dentro otro Criptex envuelto en un papiro que tiene un poema escrito. Este último hace referencia a una tumba donde se encuentra un caballero enterrado por “el Papa”, y Teabing asegura saber adónde deben ir, cambiando de rumbo se dirigen a Inglaterra para intentar visitar la iglesia del Temple en Londres, el lugar donde estaban enterrados algunos de los caballeros templarios.

El capitán Fache, que ya había dejado al descubierto que era miembro del Opus Dei, al darse cuenta de que han huido en el avión llama a la policía británica para que rodeen el aeropuerto donde aterrizarán. El avión entra en el hangar, y al dar la vuelta, Sophie, Langdon, Rémy y Silas saltan escondiéndose en una limosina que les esperaba por la parte de atrás. Cuando llega la policía, Teabing le muestra que no había nadie más en el avión.

Mientras visitan la iglesia del Temple Rémy libera a Silas, y le revela que él también es seguidor del Maestro. Silas se dirige a la iglesia, para obtener la “piedra angular”. Cuando forcejea con Langdon, éste amenaza con romper el Criptex. Rémy interviene, tomando a Teabing de rehén, y forzando a que Langdon entregue el Criptex pero Langdon y Sophie consiguen escapar.

Entretanto el Maestro hace una llamada a Silas y le instruye para que deje que Rémy le lleve el Criptex. El Maestro se encuentra con Rémy en un parque, y lo envenena. Seguidamente El Maestro llama a la policía, y les entrega a Silas. Cuando este intenta escapar, un policía le dispara y Silas cae muerto.

La investigación de Sophie y Langdon les lleva a descubrir que el caballero que buscan se trata de Sir Isaac Newton, que fue enterrado por Alexander Pope [en inglés, Papa se dice Pope], y con ello se dirigen a la Abadía de Westminster, donde está enterrado Newton. Allí, el Maestro, a través de una nota en la que indica que tiene como rehén a Teabing, les hacer ir hacia el jardín. Allí descubren que Teabing es el Maestro.

Teabing les revela sus motivos: sospechaba que Saunière había decidido no revelar el secreto del Priorato de Sión, porque la Iglesia había amenazado con matar a Sophie si lo hacía (ya había matado al resto de su familia con anterioridad cuando ella era pequeña). Teabing quería que el secreto se hiciera público, así que había decidido encontrar el Santo Grial él mismo.

Teabing le da el Criptex a Langdon, y le pide a él y a Sophie que le ayuden a abrirlo. Langdon se da cuenta que la contraseña es “apple” (manzana en inglés) – la órbita que falta en la tumba de Newton. Abre el Criptex y extrae el papiro secretamente sin que ninguno se dé cuenta. Seguidamente lanza el Criptex vacío al aire, lo que hace que Teabing suelte la pistola al tratar de agarrarlo para que no se destruyera su contenido. Repentinamente, Fache entra en el recinto y arresta a Teabing, del que ya estaba convencido de su culpabilidad, y de la inocencia de Langdon y Sophie.

El papiro del Criptex guía a Langdon y Sophie a Escocia, donde Sophie encuentra a su hermano y a su abuela reales. En la reunión, ella descubre que su familia es descendiente de Jesús y María Magdalena, y que la creía su familia (la que había muerto en un accidente) no era tal, sino que la habían criado en otro círculo para proteger su vida.

Solucionado y aclarado todo el enigma Sophie y Langdon se despiden, prometiendo encontrarse en Florencia un mes después.

De regreso en París, Langdon comprende el poema que estaba en la caja del criptex y éste le lleva a la pequeña pirámide construida en el sótano del Museo del Louvre, donde está seguro que se encuentra escondido el Grial (y la tumba de María Magdalena), y así termina esta novela de misterio que deja una puerta abierta, quizá a una segunda parte.

Personajes principales:

  • Robert Langdon: Profesor de Simbología Religiosa de Harvard, inmerso en la aventura por el extraño mensaje dejado por Jacques Sauniére. Su conocimiento de los símbolos es muy útil para resolver algunas de las pistas que Sauniére tenía reservadas para los cazadores del tesoro.
  • Sophie Neveu: Agente del departamento de criptografía, es la nieta de Jacques Sauniére y la heredera del tesoro que Jacques ha escondido, su gran desafío es resolver el último enigma que su abuelo ha dejado.
  • Bezu Fache: Capitán de policía adjudicado al caso del asesinato de Jacques Saunière, católico riguroso y perteneciente al Opus Dei.
  • Jérôme Collet: teniente de la Dirección Central de la Policía Judicial (DCPJ). Es el segundo al mando del capitán Bezu Fache y le salva al final de la historia de todo lo negativo que el capitán hace en la investigación.
  • Silas: numerario del Opus Dei que sigue las normas de manera fanática y estricta. Está en contacto directo con el obispo Aringarosa, máximo responsable del Opus Dei en la sede de New York.
  • Obispo Aringarosa: máximo responsable del Opus Dei en New York que salva a Silas, a su vez que le instruye y toma como protegido. Máximo responsable de la trama para salvar al Opus Dei de su caída.
  • Sir Leigh Teabing: Historiador de la Academia Británica que ha pasado toda su vida buscando el Santo Grial, su interés y conocimiento sobre este lo unen a la búsqueda junto a Robert y Sophie

Temas destacados:  Policiaca, aventura, historia, simbología, misterio, religión

Lenguaje y técnica literaria: El manejo del lenguaje es extraordinario, el autor tiene un excelente estilo de escritura, en donde se mezclan libremente escenas retrospectivas con la historia central atrapando al lector para llegar a conseguir aclarar todos los misterios, uno a continuación del otro sin dejar de mantener la intriga.

El libro es de fácil y rápida lectura, además parece guardar una relación verdadera de los hechos de ficción con los hechos históricos que narra, haciendo que la lectura sea realmente interesante, está bastante bien documentado y entremezcla a la perfección ficción e historia, haciendo que los aspectos de culto dentro del argumento de la novela la haga brillante.

Factores positivos que destacan: El argumento policiaco y de misterio engancha desde la primera página, además la novela hace unas fabulosas descripciones de los sitios y lugares donde se va sucediendo la historia que hace que te encuentres inmerso en ellos, por ejemplo, para quien haya visitado el Museo del Louvre, la descripción del mismo y de las salas hace que te vuelvas a encontrar dentro del mismo sin saber cómo.

Factores negativos que destacan: Quizá sea una novela bastante larga, tiene 515 páginas, pero se solventa con la acción continua que contiene en cada página y que hace seguir hacia delante en la lectura.

Valoración literaria:  8

El libro es de lectura fácil, amena y rápida, mantiene la intriga en todo momento por lo que es difícil dejarlo una vez se ha empezado.

Valoración comercial de la obra:  9

Tiene un buen argumento narrado de una forma brillante que mezcla historia de ficción con hechos históricos lo que la hace una obra con mucha salida comercial y de gran cantidad de público objetivo.

Público:  Todo el público en general, a partir de 15 años (por alguna escena sexual que para menores no correspondería).

Traducción: La obra está en inglés, de fácil traducción

Sugerencias para cubierta: Imagen de la Pirámide de Cristal del Museo del Louvre con alguna connotación misteriosa.

Anuncios
Publicado en Informes de Lectura, Literarura, Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Il Nasone Romano

Cuando se llega a Roma uno se sorprende por muchas cosas, la propia historia y arquitectura antigua existente en la ciudad, lo cual es una sorpresa que considero esperada; pero si se es un poco observador, hay otra sorpresa más inusual e inesperada, e incluso desconocida, como son la cantidad de fuentes de agua potable gratuita que recorren la ciudad por todos sus puntos cardinales.

En la ciudad hay muchas fuentes famosas como la Fontana de Trevi, Fontana delle Tartarughe, Fontana del Tritón, Fontana dei Quatro Fiumi, Fontana del Moro e Fontana del Nettuno (estas tres últimas situadas en la Piazza Navona), y un sin fin de ellas más que abundan por toda la ciudad, pero de las que no vamos a tratar hoy, ya que el tema es otro tipo de fuentes más pequeñas pero no por ello menos vistosas y que hacen que el desconocido sienta curiosidad.

Fontana Quattro Fiumi

En la Ciudad Eterna nos podemos encontrar surtidores o fuentes de agua corriente que siempre está fresca  (incluso en los días más calurosos del verano) en las calles y parques, y que funcionan las 24 horas del día. Estas fuentes más comunes son las llamadas “il nasone” de manera popular, o lo que sería lo mismo “narizones” (traducido literalmente), que son una especie de enormes fuentes cilíndricas de metal, de los que surge una especie de grifo curvo que asemeja a una nariz.nasone romano

Se dice que ver beber a las personas en estas fuentes es un test fiel para saber si son o no romanos. Dicho grifo lleva un agujero en la parte superior, de manera que tapando el grifo por su parte inferior hace que el agua salga por el agujero de arriba a modo de fuente facilitando el acceso a beber sin mojarse. Por norma, los extranjeros no lo sabemos, por lo que bebemos de manera normal dándonos un pequeño baño, mientras que el italiano que se sabe el truquillo de la abuela, bebe sin mojarse.

Roma quizá sea la única ciudad del mundo que posee fuentes exclusivamente proyectadas para el uso público, a diferencia de todas aquellas que han sido realizadas por motivos de belleza, arquitectónicos… y que se dice hacen que los romanos tengan  fama de la eterna juventud.

Los “Nasone” están hechos de diversos materiales pero la gran mayoría son de hierro fundido, con un peso aproximado de 100 kg y 1.20 m de altura.

Hay algunas que están hechas de Mármol Travertino, como las antiguas fuentes del imperio, en cuanto que originalmente el agua brota de un grifo con forma de una cabeza de loba en bronce, y están constituidos por una columna de travertino de la que surge una pequeña bañera semicircular para la recogida del agua; estas fueron instaladas en los años 30 y 40 de la época fascista,  y se encuentran repartidas por la ciudad, situadas en especial en parques públicos y en la Villa Olímpica. Por fortuna para nuestros ojos y nuestro refrigerio, de este tipo de fuentes existen todavía unas 26 que se pueden buscar y visitar por la ciudad.

Embocadura en forma de lobo

En 1874 el Ayuntamiento de Roma, con su primer alcalde después de la unidad de Italia, Luigi Piancini y el asesor Rinazzi, crean la iniciativa de una serie de fuentes para uso público y gratuito, con la forma y estructura ya explicada en los párrafos anteriores, cuya única decoración es una cabeza de dragón que adorna la boca de los grifos por donde sale el agua. De este tipo de fuente quedan solo tres ejemplares: una en la Piazza della Rotonda, en el Pantheon; una in Via delle Tre Cannelle (vecina al Quirinale), que toma el nombre por los caños de la fuente; y la tercera en Via San Teodoro, detrás del Foro Romano.

Fuente con tres bocas

Fuente con tres bocas

Pronto el dragón desaparece de la ornamentación y se convierte en el tubo curvo de metal que posteriormente sugirió el nombre de “nariz grande” con el que todavía se conocen en la actualidad estas fuentes.

En el Ayuntamiento de Roma, “i nasoni” son cerca de 2.500, de los cuales 280 están dentro de los muros de la ciudad, a los que se unen otras 114 fuentes que distribuyen gratuitamente el agua a los romanos, visitantes y animales de la ciudad. Estas fuentes que se encuentran dentro de los muros están presentes en un mapa de bolsillo en  “I Nasoni di Roma”  de Fabrizio Di Mauro Editore Innocenti.

Para los que llevan Iphone existe una aplicación con el mapa que se llama L’Acqua di Roma a portata di mano. Y para el resto que quiera imprimirlo que entre aquí mapa dei nasoni.

En los inicios de los años 80, el Ayuntamiento de Roma comenzó a pensar en cómo reducir el gasto del agua en las fuentes públicas, instalando en las mismas un grifo de hierro con un pulsante, que no obtuvo el favor y gracia del público ya que el agua no salía corriente y fresca por el calentamiento del grifo, además de los problemas de salubridad por el estancamiento, por lo que finalmente volvieron al clásico grifo, de estas fuentes con cierre apenas queda alguna por la ciudad.

Es una delicia, sobre todo en las zonas con poco tráfico y pocos turistas… primero llegan el sonido del agua y posteriormente ves la fuente.

Ya que son una parte romántica y poética de la Ciudad Eterna, termino este post con dos poemas referentes a estas pequeñas fuentecillas que nos dan la vida en los días de calor romano, una de un gran poeta español como es Alberti y otra de un autor italiano, Stefano Agostino.

Rafael Alberti

Oyes correr en Roma eternamente

en la noche, en el día, a toda hora                                      

el agua, el agua corredora

de una fuente a otra fuente y otra fuente.  

                          

Arrebatada, acústica, demente

infinita insistencia corredora

cante en lo oscuro, gima bullidora

es su fija locura ser corriente.

 

Ría sobre un ojo, llore de unos senos,

salte de un caracol, de entre la boca                                    

de la más afilada dentadura

o de las ingles de unos muslos llenos

correrá siempre, desbandada y loca

libre y presa y perdida en su locura.          

 

Stefano Agostino

Stai ferma lì, chissà chi te cja’ messo, la faccia cor beccuccio a pennolone, pe l’artri fontanella, sei “er Nasone”,  dijelo ar cane, che te crede ‘n cesso.

Hai dissetato ‘n botto de persone, sputato l’acqua, pure in eccesso, tant’è che a ripensacce bene adesso, “chi cacchio avrà pagato, Pantalone?!?”

Ma che tristezza, mo’, a sapette chiusa, là, sola, su all’incrocio, in fonno ar viale, manco er fioraio più, de te, se usa. Prodiggio der progresso nazzionale, t’hanno piombata, come ‘na  eclusa pe’ daje spazzio all’acqua minerale.

Publicado en Historia, Lugares con encanto | Etiquetado , , | 2 comentarios

Calendario Romano vs Calendario Gregoriano

Este post ha surgido por una pregunta que una vieja amiga hacía en su perfil del facebook: ¿Por qué Octubre se llama mes 8 si en realidad es el 10?

Esta preguntilla inocente me hizo recordar la vieja asignatura de Diplomática que tuve en mis años de universidad y que por ella pude dar una breve respuesta a la consulta, y digo breve, porque me acordaba de cosillas pero había olvidado otras muchas. Así que me decidí a buscar los viejos apuntes para intentar hacer salir esos pequeños conocimientos ya escondidos entre el pasado.

Actualmente nos regimos por el calendario gregoriano, pero el origen de algunos de los nombres de nuestros meses, entre otros muchos detalles, proviene del antiguo calendario romano (introducido en el siglo VII a.C.), que tenía únicamente 10 meses con 304 días en un año, empezando en Marzo y terminando en Diciembre, por lo que Octubre = mes 8 y Diciembre = mes 10, con lo que ya vamos respondiendo un poco a la pregunta inicial.calendario romano 2 Así que los meses en aquella época, y hasta la Edad Media serían los siguientes:

  • Martius: dedicado a Marte, protector del hombre romano, como agricultor y como soldado. Estas dos actividades tenían lugar en esta época del año
  • Aprilis: seguramente el nombre deriva del etrusco de la diosa Afrodita : Apru y era el mes de la primavera.
  • Maius: dedicado a la diosa Maya, madre de Hermes/Mercurio, cuya fiesta se celebraba este mes
  • Iunius: consagrado a la diosa Juno, esposa de Zeus/Júpiter, protectora de la mujer y del matrimonio.
  • Quintilis: quinto mes del año en el calendario primitivo. A la muerte de Julio César se le dio su nombre a este mes (Iulius).
  • Sextilis: sexto mes en el calendario primitivo. En honor del emperador Augusto se cambió su nombre por el de Augustus.
  • September: Séptimo mes del año en el calendario primitivo
  • October: Octavo mes del año en el calendario primitivo
  • November: Noveno mes del año en el calendario primitivo
  • December: Décimo mes del año en el calendario primitivo

Posteriormente se añadieron dos meses más después del de Diciembre, Enero y Febrero, ajustándose al típico calendario lunar con meses de 29 y 30 días de duración e intercalando un mes extra cada dos años aproximadamente.

Los días del mes se designaban por el método de contar hacia atrás a partir de tres fechas:

  • Las calendas: primeros de mes

La calenda corresponde al día 1 de cada mes. Cuando hay un número precediendo la palabra kalenda, quiere decir “antes de las calendas”, o sea antes del día 1 del mes. Es decir, siempre será del mes anterior al citado en el documento.

Ejemplo: Si el documento dice XI calendas de febrero, será un documento del mes de enero.

Por saber de qué día se trata, hay que saber cuántos días tiene el mes anterior al que consta en el documento; en este caso enero tiene 31 días.

Fórmula: Al número de días del mes (o sea del mes anterior al que dice el documento) siempre se suma 2 y se resta el número de calendas que hay en el documento.

Ejemplo: O sea que el día 11 de las calendas de febrero será: 31 + 2 – 11 = 22

                –  18 kalendas de enero: (31 + 2) – 18 = 33 – 18 = 15 de diciembre.

                – 13 kalendas de marzo de 1584: 1584/4 = 0. Febrero 29 días. (29 + 2) – 13 = 31 –                  13 = 18 de febrero:

                – 2 kalendas de mayo: (30 + 2) – 2 = 32 – 2 = 30 de abril 

  • Los idus: mediados de mes, que caían el día 13 en ciertos meses, y en el día 15 en otros 

(Día 13 de los meses de Enero-Febrero-Abril-Junio-Agosto-Septiembre-Noviembre y Diciembre y el día 15 de los meses de Marzo-Mayo-Julio y Octubre)

Fórmula: Para calcular el día que corresponden en el calendario actual hace falta partir del día 13 o 15 (según el mes) +1 – número de idus que consta en el documento.

Ejemplo:   – 4 dels idus de junio: 13 + 1 – 4 = 10 de junio

                  –  6 dels idus de octubre: 15 + 1 – 6 = 10 de octubre

                  – 8 idus de marzo:  (15 + 1) – 8 = 8 de marzo.

  • Las nonas: noveno día antes de los  idus

(Día 5 de los meses de Enero-Febrero-Abril-Junio-Agosto-Septiembre-Noviembre y Diciembre y el día 7 de los meses de Marzo-Mayo-Julio y Octubre)

Fórmula: Para calcular el día que corresponde en el calendario actual hay que partir del día 5 o 7 (según el mes) +1 – número de nonas que consta en el documento.

Ejemplo:          – 4 de las nonas de abril: 5 + 1 – 4 = 2 de abril

                           – 2 de las nonas de julio: 7 + 1 – 2 = 6 de abril

                           – 4 nonas de enero: (5 +1) – 4 = 2 de enero.

                            – 6 nonas de marzo: (7 + 1) – 6 = 2 de marzo.

Estas tres fechas fijas se expresaban con el nombre de la fecha seguido del nombre del mes, ambos en caso ablativo: 

Kalendis Ianuariis – Nonis Aprilibus – Idibus Decembribus 

El día anterior a cada fecha fija se indicaba con la expresión “pridie” seguido del nombre de la fecha fija y el mes ambos en caso acusativo:

Pridie Kalendas Ianuarias – Pridie Nonas Iulias – Pridie Idus Decembres

El día siguiente a una fecha fija se indicaba con la expresión “postridie” seguida del nombre

de la fecha fija y el mes ambos en caso acusativo:

Postridie Kalendas Martias – Postridie Nonas Octobres – Postridie Idus Maias

Para los restantes días del mes se contaban los días que faltaban desde el día que se quería señalar hasta la siguiente fecha fija –de ese mes o del siguiente- y se empleaba la expresión ante diem seguida del numeral –tertium, quartum, quintum, sextum, septimum, etc…- más el nombre de la fecha fija de referencia y el del mes ambos en caso acusativo. En el cómputo de días se tiene en cuenta tanto el día que se quiere señalar como el de la fecha fija de referencia:

Ante diem tertium Kalendas Decembres = 29 de Noviembre

Ante diem quintum Nonas Martias = 3 de Marzo

Ante diem septimum Idus Iulias = 8 de Julio

El calendario romano se fue haciendo confuso en el tiempo, sobre todo cuando los funcionarios que tenían la misión encomendada de la adición de días y meses abusaban de su autoridad para prolongar sus cargos, y adelantar o atrasar elecciones.

A raíz de esto, en el año 45 a.C, Cayo Julio César decidió utilizar un calendario estrictamente solar, aconsejado por el astrónomo griego Sosígenes, pasando así este calendario a llamarse Calendario Juliano, que fija el año normal en 365 días, más un año bisiesto cada cuatro años, que tendría 366 días, con lo que consigue una duración de 365.25 días frente a los 365.24 que el año solar tenía entonces.

Es entonces cuando se establece también el orden de los meses y los días de la semana tal y como los conocemos ahora. En el año 44 a.C. el mes Quintilis pasó a ser Julius, como el nombre del propio emperador, y su sucesor, Augusto, cambió el nombre de Sextilis por Augustus.

En cuanto a la división en semanas no está basada en fenómenos naturales, proviene de  una tradición judeocristiana (división cuatripartita del mes lunar) y que dispone descansar del trabajo cada siete días, de manera que los romanos dieron nombre a cada día de la semana en relación al sol, la luna y los planetas, quedando de la siguiente manera:

  • Lunes: Lunae (Luna)
  • Martes: Martis (Marte)
  • Miércoles: Mercuri (Mercurio)
  • Jueves: Iovis (Júpiter)
  • Viernes: Veneris (Venus)
  • Sábado: Sabbatum-Sabbath (Descansar)
  • Domingo: Dominicus (Día del Señor) 

El calendario Juliano fijó el año solar en 365.25 días, mientras que la duración del año solar real era entonces de 365.2423 días. Esa diferencia de 0.007 días (con exactitud 11 minutos y 14 segundos más largo que el año solar) provocó que en el año 1.582, después de casi 17 siglos, el comienzo de la primavera oficial fuese con 10 días de adelanto a la fecha en que se producía realmente con relación a la posición del sol, por lo que las festividades religiosas de Cuaresma quedaban totalmente desajustadas.

calendario_gregorianoEl papa Gregorio XIII promulgó un decreto ordenando que el día siguiente al jueves día 4 de octubre de 1582 fuese viernes día 15 de octubre de 1582, eliminando 10 días del calendario para que el equinoccio de primavera se produjera el 21 de marzo. Una curiosidad de esta fecha es la famosa frase sobre la muerte de Santa Teresa, que suele decir, Teresa de Jesús murió el 4 de octubre de 1582 y fue enterrada al día siguiente, 15 de octubre del mismo año.

Para evitar futuros desajustes en el calendario se decidió que los años terminados en dos ceros, bisiestos en el calendario juliano, fuesen ordinarios excepto los múltiplos de 400, eliminándose así tres días intercalares cada cuatro siglos. Un año es bisiesto si es divisible entre 4, a menos que sea divisible entre 100. Sin embargo, si un año es divisible entre 100 y además es divisible entre 400, también resulta bisiesto. Obviamente, esto elimina los años finiseculares (últimos de cada siglo, que ha de terminar en 00) divisibles sólo entre 4 y entre 100.

De este modo el año gregoriano tiene una duración media de 365+1/4-3/400=365,2425 días, muy aproximada a los 365,2422 días del año solar trópico, y a pesar de todos estos ajustes, el año gregoriano excede al año solar del trópico en 0,0003 días por lo que cada 10.000 años deberán suprimirse tres días, o lo que es lo mismo un día cada 3.330 años.

Debemos recordar que el calendario gregoriano recibe también el nombre de cristiano, ya que toma como punto de referencia el nacimiento de Cristo, y que en la actualidad está vigente en todo el mundo occidental y en algunas partes de Asia. Grecia lo adoptó en 1923 y la URSS en 1918.

Comentar también como curiosidad el debate que se creó con el paso al siglo XXI, que si era en el año 2000 o en el 2001, y esto viene provocado porque este calendario empieza a contar los años a partir del año uno, y no a partir del año cero, error de este calendario que provoca confusiones.

 

Si alguien ofrece información estaré encantada de recibirla…

Publicado en Historia, Uncategorized | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Informe de Lectura: El Árbol de la Ciencia

El Árbol de la Ciencia, Pío Baroja

El Árbol de la Ciencia, Pío Baroja

 

Título original: El Árbol de la Ciencia, 304 p.
Autor: Pío Baroja
Editorial: Cátedra
Idioma original: español
Lectora: María del Pilar Navarro San Gregorio (Myriam)

Impresión general de la obra: Esta obra de Pío Baroja se publicó en 1911 y le da pie al escritor para realizar una fuerte crítica de la sociedad española de su tiempo; es una novela típica de la Generación del 98 en cuanto que refleja la crisis existencialista vital del protagonista, de pensamiento pesimista que no se adapta a su tiempo, y que le conducen finalmente a suicidarse por las difíciles experiencias vividas.

Se nos presenta la realidad que viven sus protagonistas durante las clases en la universidad de algunos de ellos, las diversiones con los amigos y el ejercicio de la profesión de médico, de manera desagradable e incluso triste, y de  color bastante gris.

De todas las novelas de Baroja, esta es quizá la que tiene una parte más grande de autobiografía: la vida de estudiante de medicina (Baroja era médico), el periodo de trabajar como médico (también coincide con el escritor, aunque difiere el lugar), la muerte del hermano pequeño (en el caso de Baroja fue el hermano mayor), las ideas que contiene (filosofía alemana como Shopenhauer y su pesimismo era de los preferidos por Baroja), los problemas filosóficos que preocupaban al escritor los proyecta en sus personajes.

Los personajes y ambientes construyen un mural de la vida española de la época, con la pobreza cultural del país, el desprecio por la ciencia y la investigación, en el que insiste en varios momentos, y la dificultad de los aspectos sociales del momento.

 Argumento y temas destacados: El Árbol de la ciencia nos presenta la vida de Andrés Hurtado, un estudiante madrileño de medicina con toda su evolución personal, profesional y filosófica hasta su muerte.

El árbol de la ciencia se compone de 7 partes que suman 53 capítulos de extensión generalmente breve y que podemos dividir todo el contenido de la obra en dos etapas de la vida del protagonista, separadas por un intermedio que podemos llamar reflexivo.

En la primera parte del libro, Baroja, nos describe el Madrid de la época  a partir de las vivencias de su personaje principal, Andrés, en los años de estudio en la facultad de Medicina y en la vida diaria que suele compartir con los amigos de la facultad y a quien critica de manera vivaz. A través de uno de ellos (Aracil) conocerá a Lulú, que será un personaje importante en la vida de Andrés.

Según va transcurriendo la historia de Andrés, a su hermano pequeño, Luisito, se le diagnostica una tuberculosis, la cual en aquella época era mortal. Para intentar mejorar la enfermedad de su hermano, Andrés busca un clima que le pueda ayuda y viajan a Valencia donde llegan a vivir primero en un pueblecito, y posteriormente en la capital con una parte de la familia.

Andrés por su trabajo de médico sustituto se tiene que desplazar, y en ese tramo de tiempo, su familia le comunica la muerte de su hermano pequeño.

Tras la muerte de su hermano, Andrés comienza a frecuentar la casa de su tío Iturrioz, con el que discute y filosofa sobre múltiples aspectos de la vida hacia la mitad del libro, planteando el enfrentamiento entre Árbol de la Ciencia, y Árbol de la vida, que posteriormente dará nombre a la novela. Andrés pone por encima de los sentimientos y la voluntad del hombre la defensa de la ciencia como guía del mundo.

Cuando Andrés termina la carrera de medicina acepta una oferta para ir como médico a una pequeña población que se encuentra entre Castilla y Andalucía, donde se le mostrarán todos los aspectos de la vida rural de la época, el caciquismo, los bandos políticos corruptos, falta de cultura, costumbres arcaicas y ancladas en el pasado, y un médico muy instaurado y querido en el pueblo que celoso del buen trabajo de Hurtado, pone al pueblo en su contra y que con el tiempo ese cúmulo de situaciones le hacen abandonar el trabajo y la población.

Después de todo este tiempo de sucesos, Andrés vuelve a la capital y se coloca como médico de higiene, puesto que le hace codearse con la masa social más humilde, enferma y marginada de la época. En este periodo retoma la amistad con Julio Aracil y con su vieja amiga Lulú, cuya vida había mejorado notablemente gracias a la buena boda de su hermana.

Sin haber pasado demasiado tiempo, Andrés se declara a Lulú, con la que se casa al poco, y a su vez consigue un buen puesto de traductor para una revista científica, cuyo conjunto de cosas le hace estar feliz por primera vez y comienza a mirar al futuro de una manera positiva.

Al año del matrimonio Lulú se queda embarazada pese a todos los consejos de prevención de no tener un hijo por los problemas de salud que acarreaba con su artritis. El parto fue tan complicado que el niño muere, y en breve espacio, debido a las largas hemorragias sufridas por Lulú y la falta de fuerzas, también ella fallece. Andrés no puede soportar todos estos acontecimientos y se suicida ese mismo día con morfina, medicamento al que era asiduo, falleciendo así por la “puerta de atrás”, sin pensar ni sufrir demasiado, impotente a los desaires de una sociedad mezquina y pasota.

Personajes principales:

Los personajes que aparecen en este libro son profundamente analizados por Pío Baroja, aunque aparezcan solo durante un capitulo y durante poco tiempo.

Los personajes principales son dos, Andrés y Lulú, en torno a los cuales aparecen numerosos personajes secundarios deteniéndose en algunos de ellos a lo largo de la narración.

Algunos de los personajes que aparecen son:

  • Andrés Hurtado:

Este es el personaje principal de la obra, Pío Baroja nos cuenta su vida desde que estudia hasta que muere.

A pesar de ser el personaje principal de la novela es al único que no describe en sus párrafos, sino que deja que sea el propio lector el que vaya descubriendo su personalidad según va transcurriendo la narración.

Es un personaje que tiene rasgos del propio Baroja dándose por ejemplo rasgos revolucionarios, antisociales y anarquistas, y cuya personalidad evoluciona según va teniendo experiencias vitales, llegando a ser una persona que odia a la sociedad, la forma de vivir y pensar existente en el momento, de tal manera que se termina suicidando.

  • La familia de Andrés Hurtado:

La familia de Andrés era muy numerosa, se hallaba formada por el padre y cinco hermanos. Dejaremos constancia de dos personajes importantes: el padre Pedro Hurtado era una persona de un egoísmo enérgico, se consideraba el metacentro del mundo, y con quien Andrés tenía una incompatibilidad absoluta y no estaba de acuerdo en nada. Y el hermano pequeño, Luisito, de cuatro o cinco años, que tenía poca salud, y a quién Andrés quería de manera apasionada.

  • Montaner

Era un estudiante que abandonó la carrera, terminándola años después para no conseguir hacer nada con ella, de esta persona se aprovecha su amigo Aracil.

  • Aracil

Ser mezquino, sórdido, egoísta e incapaz de hacer nada por nadie, se aprovecha de sus amigos y con aires de superioridad.

  • Lulú

Lulú era una muchacha graciosa, aunque no bella; como rasgo distintivo tenía los ojos verdes y oscuros que a Andrés le parecían muy humanos. Su personalidad tenía gracia, ingenio y picardía pero quizá le falta algo de ingenuidad, candidez y la frescura que tenían todas las muchachas a su edad. En realidad era una persona hundida en el trabajo, la miseria y por la inteligencia que la hacían parecer falta de juventud. Andrés se termina casando con ella.

  • El tío de Andrés, Iturrioz:

Al inicio de conocer a su tío, Andrés no le trató demasiado, le parecía un hombre egoísta, bastante seco y que se tomaba las cosas con bastante indiferencia. Pero según avanza la narración, resulta que llegó a ser de las pocas personas con las que Andrés podía conversar acerca de las cosas trascendentales, y ocupa varios capítulos discutiendo de temas referentes a la vida y la existencia.

  • El doctor Don Sánchez:

Es el médico compañero de Andrés durante su trabajo en Alcolea del Campo. Este es un personaje que se preocupa mucho del dinero y que ve a sus pacientes como meras formas de ganarlo.

El doctor Sánchez simpatiza mucho con el pueblo y lo pone en contra de Andrés al ver que este es un buen competidor.

Temas destacados: El tema central de El árbol de la ciencia es la desorientación existencial del hombre inadaptado y encerrado en un callejón sin salida, se trata el tema de la enfermedad, la muerte, la búsqueda de una solución vital, se hace una dura crítica a la sociedad de la época en general.

Lenguaje y técnica literaria: Es un libro escrito de forma magistral que refleja el sentimiento de una generación que vivía la decadencia de una nación que siempre iba por detrás de sus coetáneos europeos. La obra podemos decir que es una novela de personaje, ya que la vida de Andrés Hurtado se va narrando de forma lineal y siempre en tercera persona.

El lenguaje es claro, sencillo y actual. Es un libro que toca temas filosóficos complicados de los que hay que tener pequeñas nociones para poder entender, sobre todo en los momentos en que Andrés habla con su tío.

Cabe decir que Baroja usa una técnica de caracterización paulatina en la que se van definiendo poco a poco, por su comportamiento, por sus reflexiones, por contraste con otros personajes, por sus diálogos y su evolución, siempre para sus personajes principales, mientras que para los secundarios los describe de manera directa y absoluta.

 Factores positivos que destacan: Este libro es una obra bastante completa en todos los sentidos, tanto por su gran técnica literaria, contenido y desarrollo, como por ese toque principal que suelen tener todos los libros que poseen un toque filosófico, que te hace pensar, lo que es en el momento actual que estamos es una situación bastante necesaria para no aborregarnos y salirnos un poco de lo normal o habitual.

El propio Baroja dijo sobre su novela: “El libro más acabado y completo de todos los míos”

Factores negativos: Para mí este libro no tiene ningún factor negativo, pero sí es verdad que para una persona que no conozca mucho al autor y su modo de pensar, que no conozca a los autores a los que hace referencia, ni el pensamiento revolucionario de la época, hay capítulos que pueden pasar sin pena ni gloria, pero de la misma manera puede ser positivo para despertar alguna mente dormida y crear curiosidad por temas de los que no hubiera oído hablar.

Valoración literaria: 10

El lenguaje es claro sencillo y actual, aunque es un libro que toca temas filosóficos complicados de los que hay que tener pequeñas nociones para poder entender algunos momentos en que Andrés habla con su tío. A pesar de esta pequeña dificultad que podría ser una inconveniencia, creo que es uno de los libros estrella de la literatura española, y Baroja un autor que debería ser de lectura obligada en el instituto o universidad. Uno de los mejores libros que me he leído y que me despertó la mente en su momento, por lo que siempre se ha quedado ahí en un huequito anclado.

Valoración comercial: 9

Es uno de los grandes libros de la literatura española, que siempre tendrá su momento para ser leído e incluso releído

Público: El libro está dirigido a un público joven y adulto

Traducción: Original en español

Sugerencias para cubierta: imagen de un árbol diferente, que evoque recuerdos, sentimientos, que provoque la conciencia y el espíritu

Publicado en Informes de Lectura, Literarura | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El Faro: Ejemplo de Edificio Bioclimático

Aunque desde el 2008 ha pasado ya mucho tiempo, hablando con un viejo amigo que se dedica a realizar construcciones bioclimáticas con su propia empresa, TECOBI Construcción, he recordado este curioso pabellón de la Expo de Zaragoza de 2008, denominada también la Expo del Agua, que muchos no habrán visto ni sabrán que existe a no ser que se pasaran por allí en aquel momento, pabellón que finalmente, una vez acabada la Expo, se derribó y no se mantuvo a pesar del movimiento social que hubo para que se mantuviera activo.

El Faro: Pabellón de Iniciativas Ciudadanas

El Faro: Pabellón de Iniciativas Ciudadanas

El pabellón del que hablo se llamaba El Faro, era el pabellón de Iniciativas Ciudadanas, en el que tuve la suerte de trabajar algún día con la organización en la que me encontraba laboralmente en aquel momento.

El recinto de la Expo supo acoger algunas diferencias en este tipo de eventos aunque se pueda criticar por múltiples razones, Zaragoza apostó por el agua y supo imaginar un futuro distinto al dar cabida a este pabellón de Iniciativas ciudadanas donde las ONG y Asociaciones pudieron programar otro tipo de actividades a favor del medio ambiente, responsabilidad social y una apuesta por el desarrollo. Todo ese esfuerzo de propuestas solidarias tuvo su espacio en El Faro.

La obra arquitectónica fue acogida en un concurso en el que ganó el arquitecto Ricardo Higueras Cárdenas junto con equipo de alto nivel, que resultó ser un espacio singular, no sólo por su forma sino por romper con las líneas orgánicas, y lo más curioso  es que estaría edificada con criterios de bioconstrucción con materiales como la madera certificada, el bambú, la paja y la tierra como elementos principales.

El edificio contaba con más de 1.600 m2, con una bella y funcional forma de botijo de tierra  que se diseñaba con los principios de eficiencia energética y sostenibilidad fomentando las tecnologías y los materiales respetuosos con el medio ambiente, y que regulaba su temperatura de forma natural.

La obra no fue un proyecto sencillo, ya que levantar un edificio en bioconstrucción de casi 30 m. de altura no se había realizado nunca en España, y las dificultades llovieron a mares como con las lluvias y desbordamiento del río Ebro, uno de los muchos ejemplos que complicaron la obra en cuestión, y que finalmente llegó a ser una obra de arte natural y ecológica, a pesar, sea dicho, de que el equipo que lo ideó quedó al margen de la construcción por imperativo de la dirección de la Expo.

El edificio de El Faro, como el autor afirmó, nació no solo de un reto sino de una profunda convicción por un nuevo tipo de arquitectura, y Ricardo Higueras decía: “la arquitectura ideal es la de los animales, porque no altera el medio, solamente lo ordena para adecuarlo a sus necesidades”.

Para quien quiera conocer el proyecto de ejecución, los planos y todo lo necesario para entender el proyecto existe un libro “El Faro. Idea, proyecto y obra” que es una historia ilustrada de un proyecto de bioarquitectura ejemplar a principios del s. XXI. En el libro se examinan los materiales, el proyecto de ejecución e inclusive el perfil de los miembros del equipo. Acompaña al libro un DVD, dirigido por Maite Calvo que recoge testimonios de los que participaron en el proyecto, de sus profundas convicciones y que en realidad fue el único signo de lo sostenible dentro de la Expo.

Desde el punto de vista de la actividad que en el pabellón se llevó a cabo, hay que destacar la muestra de la rica vitalidad y capacidad innovadora que aportó la sociedad civil para la resolución de conflictos que giran en torno al tema del agua y del desarrollo sostenible. El espacio visto así está simbolizado por un gran Faro que representa la fuente de propuestas y buenas experiencias que surgen desde la ciudadanía.

Un “botijo” del que pasado el tiempo no quedará más que tierra para dar nueva vida, pero del que todos los que por allí pasamos guardamos un grato y fresco recuerdo, y este libro que la editorial Zuribundi nos ha dejado como legado para la memoria colectiva de algo que no puede ser olvidado.

La descripción de los sistemas más técnicos que conformaban el edificio van desde su sistema de climatización basado en el uso de la energía almacenada por el agua del río Ebro, refrescando su interior, hasta una panémona chica que extraía el calor humano acumulado, aunque no vamos a entrar en los entresijos para poder soportar las toneladas de tierra y paja de su construcción, tantas como respeto a la naturaleza que mantenía el edificio.

Nota: los movimientos sociales estuvieron activos para evitar que este edificio fuera derrumbado, para que se pudiera mantener en pie como ejemplo ecológico y también como ejemplo de que se puede hacer un mundo más justo, pero a mí pesar finalmente fue derruido
Publicado en Lugares con encanto, Social | Etiquetado , , , | 6 comentarios

Castel del Monte y El Nombre de la Rosa

Todos aquellos que cuando leyeron “En el Nombre de la Rosa” se quedaron fascinados con la descripción de la biblioteca que relataba la novela, quedarán sorprendidos al ver este fabuloso castillo, de forma octogonal, que se levanta en una colina del sur de Italia.

Y hago referencia a la novela, porque muchos lectores, y muchos que como yo somos bibliotecarios, desde la lectura del capítulo en el que Umberto Eco hace esa maravillosa descripción del espacio ocupado por la biblioteca hemos soñado con hacer realidad la visita de semejante lugar lleno de conocimiento y contenido tan interesante como misterioso, y aunque no existe ese lugar, si hay un espacio similar que hará las delicias del visitante y calmará los deseos de curiosidad provocando otros nuevos.

No quiero entrar en la gran repercusión que tuvo la edición de esta novela, pero sí me gustaría contar, sobre todo para los que no conocen mucho a Umberto Eco, que el escritor señala como referentes a Jorge Luis Borges, Arthur Conan Doyle entre otros muchos. Y comento esto, porque se cuenta que Eco quedo fascinado con Borges cuando era joven, y un amigo le presta la obra del escritor “Ficciones” de 1944, momento en que Borges aún era desconocido en Italia.

Precisamente  “Ficciones”  contiene un cuento  titulado “La Biblioteca de Babel”  donde el escritor argentino describe una biblioteca de estructura laberíntica con presencia de muchos espejos que es bastante coincidente con la descripción que Eco hace en su novela; pero tiene más coincidencias, como que el narrador del cuento es un librero anciano que dedica su vida a la búsqueda de un libro que posee el secreto del mundo, o el título, que tiene alguna que otra casualidad con “El Golem” de Borges de 1964 que escribe en el mismo sentido un verso final como “el nombre es el arquetipo de la cosa” o “en las letras de rosa está la rosa”, y también porque la rosa es una figura simbólica llena de significados como la guerra de las dos rosas, los rosacruces…

En la novela se realiza una exposición de método científico y razonamiento deductivo, que el protagonista usa de manera hábil para resolver los misterios, y que recuerda en muchas ocasiones al personaje de Sherlock Holmes de Conan Doyle.

Se dice que para describir la abadía, Eco se inspira en la Abadía de el Monte Saint Michel, que se encuentra en la baja Normandía francesa, pero los exteriores se supone que están rodados en el Castillo de Sant Ambrogio di Torino, los interiores de la abadía en el alemán Monasterio de Eberbach, y la parte de la biblioteca, en este misterio lugar que es Castel del Monte. Como curiosidad decir que las catacumbas que salen en el rodaje pertenecen a un pequeño restaurante que frecuentaba el equipo de producción.

Contada un poco toda esta parte de historia y antecedentes, mi post quería hablar de este sorprendente castillo que tuve la ocasión de visitar hace unos años en un viaje a la zona del tacón de Italia, zona denominada Apulia, que se encuentra al sur-este del país.

Casteldelmonte_Myriam Navarro

Castel del Monte se llamaba originariamente Castrum Sancta María de Monte, y es sin duda la construcción más popular de los tiempos del emperador Federico II, Federico Hohenstaufen, soberano ya a los tres años de edad del Reino de Sicilia, llamado “Stupor Mundi” por su vasta y completa cultura, y que dejó en su castillo la huella del misterio que envolvía su figura.

Levantado entre 1240 y 1250, aunque en su parte interior da idea de no haber sido completado totalmente.  El castillo es un genial ejemplo de arquitectura medieval, con mezcla de elementos estilísticos de diferentes épocas históricas, del estilo románico de los leones que se ven a su entrada a los marcos góticos de las torres, así como la grandiosidad defensiva de su arquitectura y los delicados detalles islámicos de sus mosaicos.

Su estructura y planimetría  cuentan con un rigor matemático y astronómico, basada en el ocho como número generador, y su posición, estudiada para crear determinadas simetrías de luz en el solsticio y equinocio, crean una simbología que apasiona a los visitantes con una grata y misteriosa sensación general.  A todo ello hay que unir la particularidad de que, como edificación militar, no cuenta  con los elementos característicos de la mayor parte de construcciones de este tipo, como la muralla, el foso y los establos.

El castillo se alza sobre una planta de ocho lados, siendo también ocho las salas de la planta baja, y de la primera planta, trapezoidal, están dispuestas formando un octógono. Decir que también son ocho las torres, evidentemente de planta octogonal, situadas en cada uno de los ocho ángulos. Las leyendas cuentan que en el patio hubo un tiempo en el que había un estanque, también de forma octogonal.

Las torres están unidas a los pisos interiores por pequeñas escaleras de caracol que ascienden en sentido anti-horario, a diferencia de las otras construcciones defensivas de la época, que lo relaciona también directamente con la estructura de la biblioteca que Umberto Eco nos describe en su novela. Particularmente interesante es la instalación hidráulica  para los servicios higiénicos, que es de origen oriental.

Castel del Monte fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1996, y en 2001 se acuñó su imagen en el reverso de la moneda italiana de 1 céntimo.

Como dato histórico relacionado con España, comentar que en esta fortaleza estuvo cautivo el infante Enrique de Castilla, hijo de Fernando III El Santo, Rey de Castilla y León, desde el año 1280 hasta 1294 que fue liberado.

La fortaleza está en una colina, rodeada de terrenos de olivos, y que sorprende a la vista desde km a la redonda.

Curiosidades y misterios

La construcción esconde muchos y diversos misterios que se convierten en tema de análisis en la historia, empezando incluso por la fecha de construcción que no termina de estar clara.

El misterio de su funcionalidad no se explica fácilmente, aunque se cree que era la residencia de caza del monarca.

Los simbolismos de su estructura son difíciles de resolver e incluso de entender, su forma de corona no es casual, sino una representación consciente de la corona del emperador. Ocho esquinas tiene también la capilla de la corona de Aquisgrán, donde Federico II fue coronado. Pero el ocho también se podría relacionar con el octavo día de la creación del mundo y con el día de resurrección de Cristo, con el que el emperador conscientemente quiso relacionarse.

Otra teoría nos cuenta que la forma octogonal se puede relacionar con las decoraciones de arquitectura musulmana, e incluso que fue levantado y construido teniendo en cuenta las constelaciones estelares, de manera que en las distintas fechas del año se producen determinadas situaciones de sombra y luz que convierten al castillo en un calendario  celeste en tres dimensiones.

El octógono, junto al cuadrado y el círculo, pertenecen a los símbolos de la mente, el espíritu y el más allá.

Algunos investigadores defienden la relación del castillo con la pirámide de Guiza, argumentando que Federico II escondió en la forma del edificio pistas que revelan otros lugares y arquitecturas significativas para el monarca como la catedral de Notre Dame, Chartres, o la Cúpula de la Roca, inclusive Jerusalén.

Se dice que dice que se encontró en la fortaleza una imagen de la pirámide de Guiza junto a un mapa que revelaba la localización de la cámara oculta del faraón, pero esta no has sido encontrada hasta hoy.  Otra curiosidad en este punto son las medidas del castillo y de la pirámide, cuyos lados miden lo mismo, 232.92 m.

La situación del castillo no era sólo por sus ventajas estratégicas en caso de batallas, sino también para crear una sensación de más altura. Aunque cabe decir que los materiales como piedra de cal y breccia rossa son materiales muy poco aptos para resistir ataques.

Curiosa es la arquitectura para conectar las habitaciones, que cuenta con un sistema complejo de pasillos donde es imposible acertar a acceder desde cualquier pasillo a las habitaciones, ya que están conectan entre sí haciendo difícil incluso llegar a la sala del Trono. Durante un tiempo se creyó que el emperador quería protegerse de atentados y que por ello para llegar hasta sus habitaciones había que atravesar una infinidad de cuartos. Así los intrusos eran descubiertos a tiempo por los soldados de guardia. Las teorías actuales opinan que no se trata de ningún laberinto construido para la seguridad del Emperador sino que se debía a una distribución de cuartos correspondiente a los rangos sociales de sus habitantes.

IMG_0503Si queréis saber más podéis visitar su web, que se encuentra en italiano e inglés:

http://www.casteldelmonte.beniculturali.it/

Una visita realmente sorprendente digna de visitarse alguna vez. Toda esa zona del tacón italiano, es zona de olivos, mar, torres defensivas y algún que otro pueblo con castillo y muralla medieval como Otranto, que por todo el cúmulo de variedad, lo convierte en una zona de atractivo turístico pero que poca gente llega a conocer.

Por cierto, al castillo no se puede subir en coche, éste hay que dejarlo en una explanada en la parte baja de una de las laderas, y donde se puede encontrar algún barecito, tipo kiosco, con dulces y caramelos típicos de la zona, de los que no recuerdo el nombre, pero se asemejan a las peladillas de navidad, sólo que son de gominola por dentro.

Publicado en Literarura, Lugares con encanto, Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Visita especial al Museo del Prado en compañía de Javier Sierra

Aunque ya han pasado unos meses, no quería dejar de pasar esta visita a una de las grandes pinacotecas del mundo, que a decir verdad, fue bastante sorprendente.

El 5 de marzo tuve la suerte de hacer una visita especial al Museo del Prado, no una visita cualquiera, ésta fue en compañía del escritor Javier Sierra y su libro “El Maestro del Prado”.

Para los que nos gusta el arte, los museos y las pinacotecas, el hacer estas visitas habituales en cualquier parte del mundo al que viajemos, seguramente es algo normal, apetecible e incluso gustoso; pero para los que no les gustan las visitas culturales, muchas veces creo, por falta de provocación de emociones de los mismos, seguro sería una visita que les resultaría un poco obligada.

Después de este recorrido especial por el Museo del Prado, creo que muchos museos o instituciones culturales deberían plantearse que una visita motivante como lo fue en este caso, estaría muy cerca de conseguir más difusión de la cultura, más visitantes, más interés por conocer y saber… y sobre todo, que muchos de los jóvenes de hoy, y los que no son tan jóvenes, y que no tienen mucho interés por estas cosas, volvieran a animarse de nuevo como si fueran las viejas excursiones del cole a las que todos y todas queríamos ir,  los animaría a aprender más y con más curiosidad por todo aquello que les pudiera parecer aburrido en cierto modo, y que en la realidad puede ser toda una experiencia amena y divertida.

No quiero contar mucho sobre el recorrido y contenido de la visita al museo porque desgranaría por completo la novela. “El Maestro del Prado” es una novela, voy a decir atípica, y explico por qué: soy de las que protesta cuando se encuentra un libro subrayado, doblado las esquinas y estropeado, pero en este caso pienso todo lo contrario, es un libro para doblar, subrayar, estudiar, anotar acotaciones varias, de manera que después nos vayamos con él en la mano a hacer el recorrido por El Prado para buscar todo aquello que está escondido en los cuadros y no se cuenta.

Museo del Prado con Javier Sierra

Museo del Prado con Javier Sierra

Conozco bien a Javier Sierra como escritor que es él, y como lectora que soy yo, pero debo decir que esa pequeña reunión con él me ha sorprendido con creces, y no en su faceta como investigador y escritor, sino como docente, debería haber muchos profesores, guías, animadores culturales y similares que hablaran y describieran los cuadros con la facilidad que él lo hace, con la atención que reclama al hablar en los que están escuchando, con la docilidad que consigue mantener esa atención con los misterios y leyendas que encierran las obras… sería un buen guía-animador en los museos, un buen animador a la lectura, es más, creo que debería dar alguna clase de reciclaje a los guías para que estos aprendan a no decir los repertorios de memoria, esos mismos que siempre se pueden leer en cualquier libro de arte, si uno quiere un guía para una visita cultural no es para que le cuenten de memoria lo que lleva escrito en la guía impresa, sino para que nos cuente lo esencial pero también aquello que no se escribe casi nunca.

Javier nos contó detalles curiosos al punto de que he visto un Museo del Prado que no había visto o conocido jamás, y eso que soy muy de buscar los misterios, los detalles escondidos, de analizar siempre en segundo plano, en un segundo plano que no es el directo de lo que se aprende, sino de lo que se adquiere en el tiempo.

Como no  quiero desgranar el libro, me voy a despedir enumerando algunos de los secretos escondidos que Javier nos cuenta, pero que tú que me estás leyendo, tendrás que ir allí con libro en mano a buscar mientras observas las obras de una de las mejores pinacotecas del mundo:

  • Robert Campin nos retrata ya en 1438 una cámara oscura

Robert Campin

  • En “El Jardín de las Delicias” de El Bosco, se puede observar la muerte en el paraíso, a través del símbolo de la lechuza, algo bastante impensable en el paraíso deseado, o sexo explícito en la parte central superior.

Jardin_Delicias_Bosco

Recomiendo leer el libro de “El Maestro del Prado” de Javier Sierra para ir desgranando los misterios que entrañan las colecciones de uno de nuestros museos.

Publicado en Museos, Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario